Comedores Comunitarios

La cuarentena causada por el COVID-19 exigia que las personas se queden en casa y no puedan salir a trabajar y buscar el pan de cada día. Era imperativo para nosotros llegar a las casas de las personas mas vulnerables para que puedan comer y que sus cuarentenas sean menos duras. Para esto creamos dos comedores populares en los barrios Nigeria y Trinitaria. En Nigeria llegamos alimentar 70 personas diariamente, y en Trinitaria (Cooperativa tres Quiñonez), logramos con la ayuda de la Fundación Cleotilde Guerrero a cargo del Sr Jimmy Simisterra, se ayudaron a 300 personas por día. Las actividades duraron 3 meses.

Comparte:

Más publicaciones

Desayuno escolar y guardería Cooperativa Cañaveral

Alimentamos y cuidamos todas las mañanas a 60 niños de 0 a 3 años.

Con esta ayuda sus madres pueden salir a trabajar y mejorar su calidad de vida.

Lugar: en la casa comunal de Cooperativa Cañaveral arriba de Ciudad Victoria.

Escuela de fútbol para niños del Buijo Histórico

Brindamos entrenamiento deportivo y entretenimiento sano a 25 niños futbolistas que ya están compitiendo en campeonatos.

Con tu aporte podemos sostener el sueldo de su entrenador y ayudar a los chicos a seguir creciendo en un ambiente saludable.

Lugar: Buijo Histórico.

Enseñanza de manejo de desechos sólidos

En convenio con la Universidad de Guayaquil, Fundar Ecuador y la Facultad de Ingenierías Química e Industrial están trabajando el Cantón Colimes, provincia del Guayas, para enseñar a la población

Haz una donación

Envíanos un mensaje

«Puede que haya muchas cosas buenas de las que no he sacado provecho, replicó el sobrino, entre ellas la Navidad. Pero estoy seguro de que al llegar la Navidad, aparte de la veneración debida a su sagrado nombre y a su origen, si es que eso se puede apartar, siempre he pensado que son unas fechas deliciosas, un tiempo de perdón, de afecto, de caridad. El único momento que conozco en el largo calendario del año, en que hombres y mujeres parecen haberse puesto de acuerdo para abrir libremente sus cerrados corazones y para considerar a la gente de abajo como compañeros de viaje hacia la tumba y no como seres de otra especie embarcados con otro destino.» Charles Dickens, Cuento de Navidad